Blog de Arte

   Instagram Indigo Libros           

Blog de Arte

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

A mediados del siglo XIX surgió un potente movimiento artistico anglo-francés inicialmente inspirado en la obra de artistas prerrafaelistas como Dante Gabriel Rossetti (1828-1882), que priorizaba el estado de ánimo, la apariencia y el placer por encima de la narracion, el significado y el propósito. Un comentarista francés declaró: «Todo el mundo empezó a adorar lo bello .. . La mujer esteticista levaba el cabello muy corto y su forma de vestir tenía un tinte sombrio y un diseño del siglo XV. El hombre esteticista, por el contrario, se dejaba crecer los mechones». Este tipo de observaciones. junto con las sátiras de la revista Punch y de la ópera Paciencia (1881), de Gilbert y Sullivan. crearon una mala imagen del esteticismo puro. En realidad, el movimiento abarcaba una compleja red de ideas conectadas por un concepto básico: la importancia del objeto artistico en sí mismo, independientemente de sus fundamentos sociales,

Leer más: Esteticismo

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
Desde 1913 hasta 1923 Hopper trabajó como ilustrador de revistas. El trabajo no le satisfacía, pero le permitió ir perfeccionando su técnica composicional y entendió que a veces menos puede ser más. En esta pintura despejada, impasible y realista Hopper evoca una intensa sensación de alienación urbana, en la que pone de relieve lo que el sociólogo estadounidense Richard Sennett llamaba «la paradoja del aislamiento en medio de la visibilidad». Los fluorescentes de la cafetería nocturna contrastan notablemente con la oscuridad que reina en el resto de la composición, y proyectan sombras muy definidas evocando los efectos de luz del cine negro y, por tanto, confiriendo un aire cinematográfico a la pintura. La angulosa fachada de la cafetería no presenta puerta alguna aprisionando a los clientes en el interior del local y no dejando entrar al observador de la pintura, además, la luz superior centra la atención del observador en las figuras, lo que les confiere un aire teatral.

Leer más: Hopper, Edward - Noctámbulos